Capítulo 3 (primera temporada): ‘Lord Nieve’

TOMA 23: NO ES UNA CRÍTICA, ES UNA RECOMENDACIÓN

Rafael Clavijo

Toma 23 es una columna sobre el mundo del cine y la televisión escrita por Rafael Clavijo. Se publica semanalmente en el diario digital AtlánticoHoy (www.atlanticohoy.com).

Capítulo 3 (primera temporada): ‘Lord Nieve’

Si eres uno de esos fans que, cuando acaba una temporada de Juego de Tronos, se te queda un vacío inmenso en el corazón y en tu vida, significa que no solamente te gusta la serie, sino que estás obsesionado con ella. No te preocupes, porque en AtlánticoHoy también estamos obsesionados con los dragones, las traiciones, las intrigas y las diferentes casas nobles de Poniente. Por eso, te proponemos un plan para hacer la espera hasta el estreno de la última temporada un poco más llevadera, comentando CADA VIERNES todos los capítulos de la serie, uno por uno, semana tras semana, para volver a disfrutar de ellos y poder recordar detalles y matices que es posible que se perdieran por el camino. Empezamos…

Jaime Lannister en la sala del Trono de Hierro | Foto tráiler HBO

Después de los contratiempos a los que se tuvieron que enfrentar por el ‘Camino Real’, los Stark llegaron junto al rey a la capital de los Siete Reinos: Desembarco del Rey.

Tal y como iba a seguir ocurriendo a lo largo de esta temporada, Ned Stark no pudo coger ni un poco de aire al llegar a la ciudad, ya que nada más llegar tuvo que asistir a una reunión del Consejo del rey, junto a grandes personajes de la serie, como el maestre Pycelle, Meñique, el hermano del rey, Renly Baratheon, y Varys.

Descubrimos por medio de la escena entre Jaime y Ned en la sala del trono cuáles fueron algunos de los momentos que cambiaron para siempre la vida particular de Poniente, al conocer cómo murió el Rey Loco y quién fue su asesino. Jaime Lannister había sido para todo el mundo el «Matarreyes» desde que asesinó a Aerys Targaryen, el padre de Daenerys, y desde entonces se convirtió en un personaje sumamente complejo.

«Algún día te sentarás en el trono y la verdad será como tú quieras que sea», le dijo Cersei a su hijo Joffrey cuando le estaba curando la herida que le causó el lobo huargo. Al parecer, la educación que recibió el príncipe fue el caldo de cultivo de muchas cosas que todavía estaban por llegar. Y la conversación con su hijo concluyó con una frase que iba a desatar posteriormente una guerra: «Cualquiera que no sea nosotros es un enemigo».

Bran despertó de su largo sueño y no recordaba nada. Su niñera le contaba historias de miedo sobre los Caminantes Blancos y lo que parecían solo historias, se convirtieron al final en la realidad de los personajes.

El viaje de Sansa ya estaba lejos de ser el cuento de hadas que se había imaginado. Su padre se había visto obligado a matar a su loba y el príncipe ya no le parecía tan encantador como al principio. Desde el comienzo, saltó a la vista que Arya y Sansa eran muy diferentes. La mayor quería ser una reina y la pequeña quería ser una guerrera.

«Hemos venido a un lugar peligroso», le advirtió Ned a Arya para que entrara en razón y no estuviera enfadada con su hermana, pues tenían que protegerse mutuamente, porque, tal y como rezaba el lema de los Stark, se acercaba el invierno. Este lema se convirtió en una de las frases más conocidas de las siete temporadas estrenadas hasta ahora.

Bran despertó de su largo sueño y no recordaba nada. Su niñera le contaba historias de miedo sobre los Caminantes Blancos y lo que parecían solo historias, se convirtieron al final en la realidad de los personajes.

Cuando Catelyn llegó a Desembarco del Rey, se desveló la mayor mentira de la serie, al conocer que Tyrion fue el que intentó matar a Bran. Este rumor salió de la boca de Meñique, que ha demostrado ser una de las mentes más retorcidas y maquiavélicas de todo el elenco de personajes; pero sus intenciones todavía estaban ocultas y permaneció durante muchas temporadas como un personaje tan ambiguo como interesante.

Ned y Catelyn se encontraron por última vez en sus vidas, gracias al amigo de la infancia de ella, Meñique. Por otro lado, Tyrion le hacía ver a Jon que sus compañeros de la Guardia de la Noche no lo odiaban porque él fuera mejor que ellos, sino porque no habían tenido la oportunidad de haber aprendido lo que él sabía.

Jon Nieve, o Lord Nieve para Alliser | Fotograma del tráiler de la serie (HBO).

Jaime volvió a contar algunas de las pinceladas del pasado común de todos los personajes, cuando compartió que las últimas palabras del Rey Loco fueron «quémalos a todos». También vimos por primera vez a uno de los grandes personajes secundarios de Juego de Tronos: Ser Barristan Selmy, que era, según muchos, uno de los grandes guerreros de Poniente.

Viserys, que tenía la clara intención de conquistar los Siete Reinos, recibió la que iba a ser la primera de muchas lecciones que le quedaban por aprender. Lleno de rabia fue decidido a castigar a Daenerys por dar órdenes a los Dothrakis, y lo que se encontró fue el látigo de uno de ellos en su cuello.

Jon subió a lo alto de la mayor construcción jamás levantada por el hombre, hecha de hielo, y se despidió de su tío Benjen, que iba a emprender una partida de búsqueda más allá del Muro. También tuvo la ocasión de despedirse de Tyrion, que volvía a Desembarco del Rey.

Ned experimentó al final del capítulo el pánico de un padre, al imaginarse a sus hijas en medio de una guerra. Ya lo había dicho él: habían ido a un lugar peligroso y nadie estaba seguro. Tampoco él.

Jaime Lannister había sido para todo el mundo el «Matarreyes» desde que mató a Aerys Targaryen, el padre de Daenerys, y se convirtió en un personaje sumamente complejo. 

Vídeo homenaje a Jaime Lannister:

Spread the word. Share this post!

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *