Blade Runner

TOMA 23: NO ES UNA CRÍTICA, ES UNA RECOMENDACIÓN

Rafael Clavijo

Toma 23 es una columna sobre el mundo del cine y la televisión escrita por Rafael Clavijo. Se publica semanalmente en el diario digital AtlánticoHoy (www.atlanticohoy.com).

Blade Runner

Fotograma de la película original de Blade Runner (1982) | Warner Bros.

La película de culto del director Ridley Scott, que se estrenó en el año 1982, fue protagonizada por una de las estrellas del momento y una de las leyendas vivas del cine actual: Harrison Ford.

La cinta de Blade Runner original se convirtió muy pronto en un referente de la ciencia ficción, al recrear un futuro distópico en el que era complicado distinguir entre los humanos reales y los “replicantes”, que eran el resultado de la evolución genética que permitió crear soldados con vida propia para colonizar otros planetas. Sin embargo, algunos de estos soldados, con consciencia propia, se rebelaron contra los humanos y buscaban desesperadamente los mismos derechos de los que disponían sus creadores.

Las historias que muestran cómo el ser humano juega a ser dios siempre tienen un toque inquietante y Blade Runner no se queda atrás en este sentido. La puesta en escena, los efectos especiales, la música y la lentitud de la cinta crean una atmósfera que en ocasiones resulta incómoda y otra veces, conmovedora.

Se estrenó en el año 1982 y lo cierto es que ha envejecido muy bien. Muestra a través de sus personajes, algunos desesperados y otros resignados a vivir en lo que queda de la Tierra, el potencial del hombre para crear y cómo esta creatividad se puede volver en nuestra contra de una forma muy rápida e inesperada.

Los escenarios y los efectos que recrean la ciudad de Los Ángeles en 2019 (menos mal que no hemos llegado a ese punto en la actualidad y que nuestra civilización está un poco más entera de lo que se muestra en la película) son parte de una obra maestra del cine, que no fue del todo valorada en su época.

Precisamente, el filme obtuvo dos nominaciones a los premios Oscar: a Mejor Dirección Artística y a Mejores Efectos Especiales. Sin embargo, no consiguió ganar ninguna de las estatuillas.

El nuevo rostro de la icónica película es el de Ryan Gosling | Fotograma del tráiler de la película: Warner Bros.

La continuación de una película que ya se ha convertido en un clásico se llama Blade Runner 2049, una cinta que ha recibido muy buenas críticas hasta la fecha. En AtlánticoHoy hablaremos de la cinta protagonizada por Ryan Gosling la próxima semana, ya que primero creemos necesario recordar cuál fue el impacto de la versión original, antes de caer en comparaciones innecesarias, puesto que ambas cintas se deben valorar de acuerdo al contexto en el que han sido creadas.

Las historias que muestran cómo el ser humano juega a ser dios siempre tienen un toque inquietante y Blade Runner no se queda atrás en este sentido. La puesta en escena, los efectos especiales, la música y la lentitud de la cinta crean una atmósfera que en ocasiones resulta incómoda y otra veces, conmovedora.

Harrison Ford se consagró con esta película, que coincidió con el momento en el que los diferentes capítulos de Star Wars o Indiana Jones inundaban los cines de medio mundo. Por otra parte, Blade Runner se basa en la novela ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? (1968), de Philip K. Dick.

La música de Vangelis es, sin duda alguna, uno de los pilares en los que se basa Ridley Scott para construir un relato perturbador, entretenido y también conmovedor, que habla de la esencia humana, del misterio de la creación y de los límites de la ciencia.

Las comparaciones son inevitables, pero, por lo que parece, la nueva película de Blade Runner no tiene demasiado que envidiar a la cinta original. Solo el tiempo dirá si se llegará a convertir en una película de culto como su antecesora.

 
Tráiler de Blade Runner 2049:

Spread the word. Share this post!

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *