Capítulo 6 (primera temporada): ‘Una corona de oro’

TOMA 23: NO ES UNA CRÍTICA, ES UNA RECOMENDACIÓN

Rafael Clavijo

Toma 23 es una columna sobre el mundo del cine y la televisión escrita por Rafael Clavijo. Se publica semanalmente en el diario digital AtlánticoHoy (www.atlanticohoy.com).

Capítulo 6 (primera temporada): ‘Una corona de oro’

Si eres uno de esos fans que, cuando acaba una temporada de Juego de Tronos, se te queda un vacío inmenso en el corazón y en tu vida, significa que no solamente te gusta la serie, sino que estás obsesionado con ella. No te preocupes, porque en AtlánticoHoy también estamos obsesionados con los dragones, las traiciones, las intrigas y las diferentes casas nobles de Poniente. Por eso, te proponemos un plan para hacer la espera hasta el estreno de la última temporada un poco más llevadera, comentando CADA VIERNES todos los capítulos de la serie, uno por uno, semana tras semana, para volver a disfrutar de ellos y poder recordar detalles y matices que es posible que se perdieran por el camino. Empezamos…

El camino de Arya siempre la ha llevado muy lejos de su hogar | Foto tráiler HBO

La pesadilla no había acabado para Ned. Seguía atrapado en el mismo lugar donde casi lo hirieron de muerte. Las peleas con Cersei solo eran parte de todo lo que estaba ocurriendo en aquellos momentos: una conspiración mucho más grande que todas las tramas de Juego de Tronos, que no es decir poco.

Robert seguía lidiando con la carga de reinar los Siete Reinos a base de vino. La verdad es que el rey estaba solo en ese mundo de fantasía e intrigas, tal y como él mismo dijo, y Ned era lo único que tenía.

Por su parte, Daenerys empezaba a intuir que no solamente era una khalessi, sino algo que iba más allá de lo que nunca podría haber imaginado. Puso uno de los huevos de dragón en el fuego y no se quemó. El fuego y el calor  no le afectaban como a los demás mortales.

Bran seguía soñando con el Cuervo de Tres Ojos hasta que Hodor le trajo la silla de montar que le iba a permitir volver a sentirse como una persona normal.

Robb y Theon discutían sobre si se debía empezar una guerra o no, o sobre si esa guerra ya había empezado. En cualquier caso, Bran había desaparecido y fue capturado a manos de una de las salvajes que jugarían un papel muy importante en la serie. Gracias a Theon y Robb, Bran pudo seguir con vida.

Tyrion dormía en el Valle, en una celda en lo alto del castillo, donde esperaba la justicia de Catelyn. Sus artimañas y trucos para conseguir salvar su vida a cambio de dinero Lannister no le sirvieron esta vez. Arya, por su parte, seguía practicando en sus “clases de danza” y aprendía a blandir una espada de la mano de uno de los mejores espadachines de los Siete Reinos.

A Daenerys le tocó iniciarse en el pueblo Dothraki para convertirse en uno de ellos. Aquel rito de iniciación supuso una de las escenas más explícitas de toda la serie, y eso ya es decir mucho. Cuando terminó de comerse las entrañas de un animal, su marido la recibió con orgullo entre su pueblo y Viserys comenzaba a ver cómo su sueño de llegar a ser el rey de los Siete Reinos se desvanecía. Por eso mismo, intentó robar los huevos de dragón de su hermana, pero el fiel Jorah Mormont se lo impidió.

Ned Stark seguía atrapado en Desembarco del Rey, pese a desear estar en Invernalia con su familia | Fotograma del tráiler de la serie: HBO

El juicio de Tyrion Lannister continuaba y cada vez se iba convirtiendo en un personaje más complejo e interesante. Nadie sabía si era culpable o inocente, pero resultaba extremadamente atractivo de cara al público. Y ya tenía su candidato para defenderlo en el “juicio por combate”, el que iba a ser su leal compañero durante mucho tiempo: Bron.

En la cacería de Robert, una de esas en las que solía desplegar toda su ira, Lancel Lannister insistía una y otra vez en ofrecerle vino a su majestad, por el motivo que se descubriría más adelante. Además, Renly Baratheon se descubrió en ese momento como enemigo, prácticamente, de su hermano, ante la ceguera (provocada por el vino y la violencia) que le impedía gobernar.

Ned llevó a cabo otro de sus grandes proezas en los Siete Reinos, con honor y valentía, cuando condenó a La Montaña a reconocer sus crímenes contra un grupo de granjeros. También exigió que Tywin Lannister compareciera ante el Consejo del Rey para reconocer sus crímenes por dar órdenes al hermano mayor de los Clegane. Sin duda, otra de las decisiones honorables que lo condujo a su destino trágico.

Bron luchó de forma audaz y, al vencer, libró a Tyrion de un destino terrible. Por su parte, Ned estaba cada vez más empeñado en llevar a sus hijas de vuelta a Invernalia, donde estarían seguras, aunque Sansa volvía a estar empeñada en ser reina y en casarse con Joffrey.

Finalmente, Ned descubrió el gran misterio de esta primera temporada, el verdadero motivo por el que Jon Arryn murió. Las últimas palabras del anciano habían sido “la semilla es fuerte”, y la verdad que encerraba esta frase lo llevó a la muerte. Por fin, Ned lo entendía y supo que el incidente desencadenante de toda la historia de Juego de Tronos fue que los hijos de Cersei no eran realmente los hijos de Robert, sino fruto de la relación que tenía en secreto con su hermano Jaime Lannister.

La osadía y la insolencia de Viserys al amenazar de muerte a su hermana enfrente de Drogo le dio la corona que él tanto ansiaba, pero no la que él deseaba precisamente: el Khal le dio una corona de oro derretido, que depositó en su cabeza y que acabó con su vida. 

Primer capítulo de la serie animada de Juego de Tronos.
Game of Thrones Conquest & Rebellion: An Animated History of the Seven 
Kingdoms (HBO), narrada por el actor Harry Lloyd que interpretó a Viserys Targaryen:

Spread the word. Share this post!

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *