Capítulo 7 (primera temporada): ‘Ganas o mueres’

TOMA 23: NO ES UNA CRÍTICA, ES UNA RECOMENDACIÓN

Rafael Clavijo

Toma 23 es una columna sobre el mundo del cine y la televisión escrita por Rafael Clavijo. Se publica semanalmente en el diario digital AtlánticoHoy (www.atlanticohoy.com).

Capítulo 7 (primera temporada): ‘Ganas o mueres’

Si eres uno de esos fans que, cuando acaba una temporada de Juego de Tronos, se te queda un vacío inmenso en el corazón y en tu vida, significa que no solamente te gusta la serie, sino que estás obsesionado con ella. No te preocupes, porque en AtlánticoHoy también estamos obsesionados con los dragones, las traiciones, las intrigas y las diferentes casas nobles de Poniente. Por eso, te proponemos un plan para hacer la espera hasta el estreno de la última temporada un poco más llevadera, comentando CADA VIERNES todos los capítulos de la serie, uno por uno, semana tras semana, para volver a disfrutar de ellos y poder recordar detalles y matices que es posible que se perdieran por el camino. Empezamos…

Jon Nieve pronuncia el Juramento de la Guardia de la Noche | Foto tráiler HBO

Jaime Lannister huyó al campamento del ejército Lannister y allí vimos por primera vez a Tywin Lannister, el padre de Jaime, uno de los hombres más poderosos de los Siete Reinos, el más rico y, por tanto, el verdadero rey, aunque Robert llevara la corona.

Allí empezaba a tomar forma la gran guerra que estaba por llegar, en la que los Stark y los Lannister iban a combatir hasta la muerte. “El apellido de la familia es lo único que sobrevive”, le dijo su padre a Jaime.

Tywin se descubrió como un hombre frío, calculador y terriblemente maquiavélico, que le exigió a su hijo que empezara a ser el hombre que esperaba que fuera.

Ned le confesó a Cersei que conocía la verdad por la que Jon Arryn había muerto. Ella se defendió diciendo que “los Targaryen llevan muchos siglos casándose entre hermanos para mantener la sangre pura”. Pero el Guardián del Norte veía esto como lo que era: una deshonra para los Siete Reinos y una traición hacia Robert, que perseguiría a Cersei hasta el fin de los tiempos.

Cersei se lo dejó bien claro: “Cuando juegas al juego de tronos, ganas o mueres”. Y después de esta amenaza de muerte, vino otra de las escenas más tórridas de toda la temporada, en la que Meñique enseñaba a sus jóvenes prostitutas en qué consistía el arte de complacer a un hombre en la cama. Su cinismo y su forma de pensar eran la mayor amenaza para los Siete Reinos, pero su posición de empresario poderoso y consejero de la Corana lo convertían en una persona a la que no se podía tocar y del que nadie llegaba a sospechar que fuera el gran creador del caos que reinaba entre el Norte y el Sur.

Theon volvió a mostrar su personalidad. El frustrado y resentido pupilo de Ned Stark era más peligroso de lo que pensábamos y la salvaje que acogieron en Invernalia era más astuta de lo que el propio Theon llegó a intuir.

Un jinete llegaba al Muro. Era el caballo del tío Benjen, pero solo llegó el caballo. El paradero del tío de Jon era desconocido.

La muerte de Robert demostró el poder de Cersei y su capacidad para salirse siempre con la suya | Fotograma del tráiler de la serie: HBO

Robert había sido herido de muerte por un jabalí. Por lo visto, estaba demasiado borracho para poder llevar a cabo una cacería con todos los sentidos necesarios. Renly, otro de los hermanos resentidos de la serie, aunque deseara el trono, mostró su pena y su rabia al ver lo que el destino le había deparado a su hermano.

En su lecho de muerte, el rey se despidió de sus hijos y nombró a Ned rey regente hasta que su hijo Joffrey fuera mayor de edad. Eddard Stark guardó silencio y no contó lo que sabía, por respeto al amigo junto al que había ganado la rebelión contra el Rey Loco.

Además, uno de los momentos más emotivos del capítulo fue cuando Robert le reconoció a Ned que se había equivocado con respecto a la decisión de matar a Daenerys. Dio la orden de parar el intento de asesinato, pero ya era demasiado tarde. Esas órdenes ya habían llegado al otro lado del Mar Angosto y estaban a punto de ser acatadas.

De hecho, el propio hombre que tenía que llevar a cabo esas órdenes, para recibir la recompensa de poder regresar a Poniente, era Jorah Mormont, pero fue precisamente el que evitó que Daenerys fuera asesinada. Por lo tanto, renunció en ese momento a su trabajo como espía.

Jon iba a ser nombrado jinete en la Guardia de la Noche, o eso esperaba él, pero fue elegido mayordomo del Lord Comandante Mormont, que, por lo visto, tenía mucho interés en que Jon fuera su pupilo. Esto no hizo que la decepción de Jon fuera menor.

Robert había sido herido de muerte por un jabalí. Por lo visto, estaba demasiado borracho para poder llevar a cabo una cacería con todos los sentidos necesarios. Renly, otro de los hermanos resentidos de la serie, aunque deseara el trono, mostró su pena y su rabia al ver lo que el destino le había deparado a su hermano.

Renly, por su parte, le exigía a Ned ser él mismo el heredero del Trono de Hierro, ya que era hermano de Robert; pero Eddard se lo negó. El heredero por línea de sucesión era Stannis Baratheon.

Meñique prometió a Ned, una vez más, su ayuda para proclamar rey a Stannis en lugar de a Joffrey. Mientras tanto, el juramento de la Guardia de la Noche fue pronunciado por Jon y Sam, junto al resto de sus compañeros, bajo la atenta mirada de los dioses.

Tras el intento de asesinato de la khalessi, Khal Drogo prometió a su esposa que le daría el Trono de Hierro que ella deseaba, lo que implicaba que los dothrakis atravesarían el Mar Angosto por primera vez en la historia.

Y pasó lo que tenía que pasar, pero lo que nadie esperaba. Meñique traicionó a Ned y Joffrey ahora era el nuevo rey de los Siete Reinos y él, un prisionero, que, al fin y al cabo, era lo que había sido desde que llegó a Desembarco del Rey.

Vídeo homenaje a Juego de Tronos:

Spread the word. Share this post!

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *