Nos gustan las historias de superación personal, en las que la línea que separa a los malos de los buenos es más difusa que nunca, pues intentamos mostrar la naturaleza humana de la forma más veraz que se puede, observando la vida desde la mayor cantidad posible de perspectivas.